Nació en 1956 para proteger económicamente a las viudas, que no trabajaban, pero ahora 748.000 perceptoras también cobran otra prestación, con un tope de 37.900 euros. La reforma está sobre la mesa.

Leer la noticia completa