El Tribunal Supremo ha concedido una pensión de viudedad a una mujer divorciada cuyo exmarido pagaba la hipoteca de la vivienda habitual a modo de compensación. El tribunal justifica la equiparación entre el pago por el causante de las cuotas de un préstamo hipotecario con la pensión compensatoria, ya que la asunción del pago del préstamo acredita por sí solo que su finalidad era la de equilibrar el desajuste patrimonial causado por el divorcio a la esposa.

Leer la noticia completa